Configuración de red inalámbrica en oficina u hogar

Una red inalámbrica es aquella que posibilita la conexión de dos o más equipos entre sí, sin que intervengan cables. La reducción del cableado, trae como consecuencia que se facilite su instalación, disminuyendo el tiempo.

Al utilizarse radiofrecuencias para la comunicación, nos permite conectar zonas a las cuales no podamos llegar utilizando cableado, ya sea por costo o por ubicación. Permite la transmisión en tiempo real a usuarios. Lo que permite grandes posibilidades de servicio y productividad.

Para poder configurar la red inalámbrica, necesitas lo siguiente:

Conexión a Internet de banda ancha y módem. Una conexión a Internet de banda ancha es una conexión a Internet a alta velocidad. ADSL (línea de suscriptor digital) y cable son dos de las conexiones de banda ancha más comunes. Puedes obtener una conexión de banda ancha poniéndote en contacto con un proveedor de acceso a Internet (ISP). Normalmente, los ISP que ofrecen ADSL son compañías telefónicas y los ISP que ofrecen cable son compañías de TV por cable. Con frecuencia, los ISP ofrecen módems de banda ancha. Algunos ISP también ofrecen una combinación de módem y router inalámbrico. También puedes encontrar estos equipos en las tiendas de informática o electrónica, y online.


Enrutador inalámbrico. Un enrutador envía información entre la red e Internet. Con un enrutador inalámbrico, puedes conectar equipos a la red mediante señales de radio en lugar de cables.

Adaptador de red inalámbrica. Un adaptador de red inalámbrica es un dispositivo que conecta el equipo a una red inalámbrica. Para conectar el equipo portátil o de escritorio a tu red inalámbrica, el equipo debe tener un adaptador de red inalámbrica. La mayoría de los portátiles y tabletas (y algunos equipos de escritorio), se distribuyen con un adaptador de red inalámbrica ya instalado.